Las 4 C’s

PUREZA

PESO EN QUILATES

CORTE

CORTE

La pureza de un diamante se determina con base en la ausencia o presencia de marcas exteriores o interiores (inclusiones) y que demeritan la pureza o claridad de la piedra en razón de las siguientes consideraciones: Su color, su ubicación, cantidad y qué tanto se oponen al paso de la luz.

 

Dentro de las marcas exteriores podemos contar a las abrasiones (pequeños marcas entre faceta y faceta), pequeños orificios, como hechos con la punta de un alfiler, marcas de pulido (rayas dejadas por el disco de pulir sobre la superficie de la piedra), rayones, cintillo (cintura del diamante) sin pulir, despostilladuras, faceta extra, etc.

 

Dentro de las inclusiones podemos contar a las plumas (fracturas internas llamadas así por su apariencia), cristales incluidos (con frecuencia de otros diamantes), nubes (conjunto de pequeños puntos internos que dan una apariencia nebulosa), nudos (inclusiones de cristal que en ocasiones llegan hasta la superficie de la piedra), agujas (inclusiones largas y delgadas).

 

El instituto Gemológico de los Estados Unidos, (G.I.A.) diseñó una escala comparativa de la pureza de los diamantes, determinando los grados de pureza como sigue:

 

F. Flawless (Inmaculado)

 

Sin marcas exteriores ni inclusiones al ser observado a través de una lupa de 10 aumentos. Es el grado de pureza más alto.

 

IF. Internally Flawless. (Internamente inmaculado)

 

Sin inclusiones pero con alguna marca exterior que pueden ser algunas marcas de pulido, generalmente localizables en el pabellón, parte inferior del diamante.

 

VVS. Very, Very Slightly Included  (Muy, muy ligeramente incluido). Se subdivide en VVs1 y VVs2.

 

VVs1. Con alguna marca exterior mínima y/o alguna inclusión muy, muy pequeña como minúsculos cristales, observado a través de un lente de 10 aumentos y visibles solo por el pabellón, parte inferior del diamante.

 

VVs2. Con alguna marca exterior mínima y/o muy pequeñas inclusiones por la corona, parte superior del diamante a través de un lente de 10 aumentos.

 

Vs. Very Slightly included (Muy ligeramente incluido). Se subdivide en Vs1 y Vs2.

 

Vs1. Con alguna marca exterior y/o inclusiones muy pequeñas, generalmente cristales o muy pequeñas plumas, a veces en la mesa, faceta mayor de la corona en la parte superior del diamante, visto a través de un lente de 10 aumentos.

 

Vs2. Marcas exteriores y/o inclusiones visibles en la mesa, faceta mayor de la corona, parte superior del diamante visto a través de un lente de 10 aumentos.

 

Si. Slightly Included (Ligeramente Incluido). Se subdivide en Si1 y Si2.

 

Si1. Marcas exteriores notorias y/o inclusiones notables sin dificultad a través de un lente de 10 aumentos.

 

Si2. Marcas exteriores notorias y/o inclusiones notorias a través de un lente de 10 aumentos.

 

I. Imperfect, Included 1, 2 y 3 (Imperfectos, Incluidos 1, 2 y 3).

 

Diamantes imperfectos. Los defectos en estos diamantes generalmente pueden ser observados a simple vista.

 

No se recomienda el uso de este tipo de diamantes ya que por su grado de impureza y la gravedad de las marcas exteriores, generalmente se ve afectada de manera importante su belleza y podría ponerse en riesgo su durabilidad.

 

Algunas inclusiones y marcas exteriores son muy pequeñas para ser vistas por alguien que no esté entrenado. Sin el uso de un lente de 10 aumentos, un diamante en el rango F (Inmaculado) a Si (Ligeramente Incluido) podría lucir exactamente igual, sin embargo puede haber una abrumadora diferencia en el grado de pureza y por lo tanto en precio y, entre otras cosas, es por esto que la asesoría de un experto en el tema es tan importante.

 

 Aquí un gráfico de cómo lucirían los diferentes grados de pureza de un diamante corte brillante redondo.

El peso de los diamantes se mide en Quilates, con Q, que es una medida de peso (cuantitativa) y que se usa para determinar el peso de las gemas, a diferencia de Kilates con K, que es una medida cualitativa y que se usa para determinar la pureza en el oro.

 

El quilate es una medida que equivales a 0.20 de gramo o al 20% de un gramo o bien, la quinta parte de un gramo y a su vez se subdivide en centésimos que equivalen a las unidades conocidas como "puntos" por lo cual:

 

1 gramo dividido entre 5 = un Quilate

1 quilate dividido entre 100= un Punto

 

Y una comparativa sería:

 

Una piedra de 0.50 quilates = a una piedra de medio quilate = a una piedra de 50 puntos.

 

Las piedras de más de un quilate suelen identificarse con el número de quilates seguido por el número de puntos, p.ej, 1.09 quilates serán un quilate con 9 puntos.

 

Para determinar el peso de una gema basta con pesarla en una báscula quilatera, misma que mostrará en pantalla el peso de la piedra en cuestión.

Es importante diferenciar entre peso y tamaño

Se suele hablar de acerca del "tamaño" de la piedra pero hay ocasiones en las que el peso no concuerda con el aparente tamaño, lo cual, generalmente es debido a deficiencias en las proporciones con las que fue tallada la piedra. Esta explicación se detallará en el apartado de Corte.

El Concepto de corte de un diamante se refiere a la forma de la piedra y a la calidad de la talla.

Las formas más populares se enlistan en la siguiente gráfica:

La forma es una elección de quien obsequia, sin embargo no se deben perder de vista los gustos de quien recibirá el obsequio.


La forma más buscada, clásica y tradicional es el diamante corte brillante redondo, el cual se ilustra a continuación:

Diamante corte brillante redondo

Existe un factor determinante para que una piedra, sin importar su forma, muestre toda su belleza al brindar ese brillo y esos destellos que atrapan nuestro ojo: la calidad de la talla.

 

De la calidad con la que está tallada una piedra dependerá su belleza; es simple, mientras mejor esté tallada la piedra, mejor su simetría, mejor su pulido y mejores sus proporciones, más bella será.

 

Las partes de un diamante corte brillante redondo se muestran en el siguiente gráfico:

 

ANATOMÍA DE UN DIAMANTE CORTE BRILLANTE REDONDO

Estudios geométricos y del manejo de la luz indican que el brillo (el reflejo de la luz blanca, interna y externamente), el fuego o dispersión (descomposición de la luz blanca en los colores del espectro) y el centelleo (la "chispa" de un diamante y el contraste de los claroscuros en su interior) son causados en su mejor expresión por una buena talla, es decir, un buen corte en cuanto a su simetría, su pulido y sus proporciones.

 

 Guía gráfica de proporciones ideales para un diamante redondo

Nota importante: los valores expresados en porcentajes son respecto al diámetro de la piedra.


Es muy importante aclarar que no es lo mismo tamaño que peso en quilates; en las piedras con una buena talla deberá haber una correspondencia entre las medidas y un cierto peso, es decir el calibre o apariencia de una piedra bien tallada tendrá una correcta correspondencia en cuanto a su peso. Las piedras mal talladas siempre representarán un calibre distinto al que debiera ser su peso ideal.

 

Cuanto mejor sea el manejo de la luz, mayor será la belleza de la piedra.

 

Gráfico del manejo de la luz en un diamante corte brillante redondo.

1 Corte Ideal    2 Corte demasiado profundo  3 Corte demasiado plano

1. Ideal cut o Corte ideal: Bien proporcionado, muy cercano al 61% de profundidad en relación al diámetro. Manejo correcto de la luz: Incidencia de luz blanca, reflejo externo, refracción interna (cambio de dirección y de velocidad), reflejo interno lado izquierdo, reflejo interno lado derecho, retorno de la luz a superficie y dispersión (descomposición de la luz blanca en los colores básicos del espectro). Correcta relación entre apariencia y peso en quilates. Excelente relación costo beneficio.

 

2. Cut Too Deep o Corte Demasiado Profundo: Desproporcionado, demasiada profundidad en relación al diámetro. Mal manejo de la luz: incidencia de luz blanca, reflejo externo, refracción interna (Cambio de dirección y de velocidad), reflejo interno lado izquierdo, sin reflejo interno lado derecho, sin retorno de luz a superficie y pobre dispersión (descomposición de la luz blanca en los colores básicos del espectro). Incorrecta relación entre apariencia de tamaño y peso en quilates. La piedra pesa más de lo que mide. pésima relación costo beneficio.

 

3. Cut Too Shallow o Corte Demasiado Plano: Desproporcionado, poca profundidad en relación al diámetro. Mal manejo de la luz: Incidencia de luz blanca, reflejo externo, refracción interna (Cambio de dirección y de velocidad), sin reflejo interno lado izquierdo debido a la pobreza del ángulo del pabellón, sin retorno de luz a superficie y pobre dispersión (descomposición de la luz blanca en los colores básicos del espectro). Incorrecta relación entre apariencia de tamaño y peso en quilates. La piedra pesa menos de lo que mide. Mala relación costo beneficio.

 

Tabla comparativa de las diferentes calidades en el corte

La evaluación del color de los diamantes se basa, curiosamente, en la ausencia de color. El diamante está compuesto por carbono y cuando es químicamente puro, es decir, estructuralmente perfecto y no tiene un segundo elemento que le dé un tono o matiz, entonces su color será considerado como "incoloro", como una gota de agua pura y en consecuencia será más raro y por lo tanto tendrá mayor valor. Mientras más incoloro más raro y por lo tanto más valioso.

 

 

 

El sistema de clasificación de colores de los diamantes del Instituto Gemológico de los Estados Unidos (GIA, por sus siglas en Inglés) ha asignado las letras del alfabeto como nombres de los colores comenzando con la letra D, donde D es lo más incoloro - equiparable al color del agua - y conforme avanza hacia la Z irá teniendo alguna ligera coloración, generalmente tendiente al amarillo (debido al nitrógeno) y conforme avanza el matiz lucirán así:

Muchas de estas tonalidades de color entre los rangos de los considerados "colores blancos" son tan sutiles que pudieran ser imperceptibles para el ojo inexperto, sin embargo hacen una enorme diferencia en el precio del diamante.

 

Cuando los diamantes rebasan la línea de la Z y pasan a la zona de la Z' (Zeta Prima) se consideran entonces, diamantes con color de fantasía y por la alta concentración de otro(s) elemento(s) combinado(s) con el elemento base, que es el carbono, la saturación de color resulta en tonos asombrosos como el rosa, café amarillo, verde, azul y el rarísimo rojo.

Los precios de los diamantes de color definido, de Color de Fantasía naturales, superan por mucho el precio por quilate de los diamantes "incoloros".

Como anillo al dedo

HOME

QUÉ NOS HACE ÚNICOS

EL ANILLO DE

COMPROMISO IDEAL

CATÁLOGO

OTROS SERVICIOS

CONTACTO